¡Anunciá en Tuloescribes!      contacto Contacto      regístrate Registrate       iniciar sesión Iniciar sesión
Usuario:
Contraseña:
 
 Recordarme
 Olvidaste tu contraseña?
 Registrate >>

                    . : Comunidad de Literatura : .



por: autor palabra
Viernes 19 de Julio de 2019

Ella

Usuario:
Contraseña:
 
 Recordarme
 Olvidaste tu contraseña?
 Registrate >>
Categoría: Cuentos | Fecha: 31/08/2018
Facebook
Bajar escrito en PDF    
Enviar por e-mail    
Imprimir escrito    
Agregar a Mi Biblioteca    


Y el mar se enredaba a mis deseos de volar (Alheli)

La densa niebla que cubria todo el jardin , apenas dejaba ver las siluetas sentadas contra el alto y grueso muro derruido que los separaba del exterior. Alli, cubiertos por la espesa niebla, parecían espejismos.

-Siempre supe que un dia pasaría, pero no supe como hasta esa noche-la mujer sollozó quedamente-Al principio fue imperceptible, ya sabes, un puchero cuando yo proponía traer las flores para el centro de mesa desde mas allá de los muros del jardin o un gran berrinche cada vez que intentaba enseñarle el nuevo album de fotos que habia armado sólo para nosotras.Ya sabes…Ella y yo,siempre habíamos amado mirar los viejos álbumes juntas, siempre lo hacemos…lo… hacíamos.

Volvió su rostro palido hacia la figura sentada a su lado.

-Las flores del jardin…repitió suavemente como para sí. Luego, no sé cuando, dejé de intentar convencerla. Y Una tarde. En la víspera de nuestro aniversario lo recuerdo como si fuera hoy .Era el último dia de invierno. Oh ese invierno. Ella enfermó tan de repente, no tuve tiempo de…

El hombre a su lado se inclinó hacia ella y las tinieblas que los envolvian se movieron imperceptiblemente. Le susurró algo al oído y ella pareció serenarse.

-...sí…fue exacto el dia de nuestro aniversario. No logré recordarlo, oh como lo siento,! Yo trataba de recordar en vano frente a la ventana como eran las sombras que nuestras flores dibujaban al otro lado del el muro,!Hacia ya tanto que no las veia!... y de pronto, algo como el susurro del viento en el muelle, me habló de esa forma. El viento siempre había estado allí, naturalmente, y sin embargo esa tarde…

El se volvió quedamente y, apoyándose contra el muro, cerró los ojos.

- ….como si lo oyera por primera vez, como un llamado.La mujer suspiró débilmente . Entonces me dí vuelta hacia Ella, quería contarle, no sé.Y entonces, entonces la ví. Me miraba pero también miraba mas allá de mí, pálida, aterrada ,hacia el jardín como si estuviese viendo cosas sobrenaturales, fantasmas. Y entonces, entonces cayó sobre mi.

La mujer se miró las manos como si buscase algo en ellas .Luego de un largo silencio continuó.

-Esa noche, oh no puedo olvidarlo, Ella estaba tan débil que ya no podía hablar. Por primera vez allí mientras moría noté cuanto se parecía a mi, nunca lo había notado, no tan claramente. Lo que Ella era, nunca se me habia revelado como en ese momento...-

La mujer hablaba debilmente, como si le costara respirar.

-...y en ese momento tuve la impresión de que era yo quien se moría, y no ella...

Un golpe seco proveniente de la ventana abierta contra los postigos la sobresaltó.

-..Oh cuantas veces te he dicho que cierres..? gritó volviendo hacia la figura junto a ella. Oh como lo siento !Yo…gimió llevándose la mano a la boca.

Pero el hombre a su lado no se inmutó, continuaba apoyado contra el muro con los ojos cerrados, como si estuviera muy lejos de alli. Las niebla matinal como un grueso velo apenas se movió cuando la mujer se sentó pesadamente de nuevo contra el muro.

-...su rostro color ceniza , la llamada del mar junto al muro, la ventana, las flores…. La voz le temblaba, pero se contuvo y continuó. Me ahogaba, todo parecía tan grotesco y tan cruel al mismo tiempo. No lo soporté y salí de la habitación. Entonces,me quedé sola ahí de pie en el medio el comedor, sin fuerza, sin aire no sabia que hacer ni adonde ir. Entonces, cuando estaba a punto de caer, sentí la luz nocturna que atravesaba la ventana, y el susurro del mar, su llamado.Apenas... apenas alcancê a arrancar el pestillo de la ventana cuando oi un estallido en mil pedazos. Corri hacia la habitación esperando…esperando que todo fuese sólo un sueño horrible o tal vez lo peor no sé…

La mujer apoyó la cara sobre las rodillas como si estuviera exhausta. Esta vez, el hombre a su lado se inclinó sobre ella y le susurró algo al oído. La neblina había desaparecido casi por completo.

-Sí- le respondió la mujer con algo mas de aliento...Ella ya no estaba. Y entonces… entonces mientras trataba de entender ,todo me daba vueltas, allí de pie en la oscuridad de la habitación vacia… abrí los ojos y las ví ,ví las plumas de sus alas, oh tan hermosas y grandes brillando en la total oscuridad por toda la habitación …

La mujer se volvió hacia el, quien la miraba con atención. Un ligero rubor le coloreó las secas y palidas mejillas .

...y Alli, alli sólo en ese instante entendí todo…

Hizo un silencio y volvio su mirada hacia la sombra del arbol mas grueso y retorcido del derruido jardin. Alli todavia la niebla no se habia evaporado por completo, niebla de formas caprichosas dibujadas por el vapor.

-...y no tuve….no tuve mas que seguir el rastro de plumas hasta el jardin. El jardin-Repitio con la boca seca. -Allí estaba, sentada abrazando sus rodillas, mirando el suelo…oh por supuesto aun estaba muy palida y sus alas habian perdido sus plumas casi por completo, y sin embargo-...

La anciana dama sonrió suavemente .Su rostro cansino parecio iluninarse de repente y él le devolvio la sonrisa.

-…algo habia en ella ,algo sereno, una profunda calma que me recordó la mañana luego de una noche helada y tormentosa...
De pronto su expresion se volvio tensa.

-...Entonces, entonces me extendió la mano .Adios me dijo.Sólo eso. Pero no pude mirarla. No podia soportar la idea de…-Su voz se quebró-…no quise o no pude mirarla cuando se esfumó con la primera luz de la mañana-.

Se quedó en total silencio como perdida en sus pensamientos, mirando el vacio. De repente, una voz la sobresaltó brutalmente .El hombre a su lado se había puesto de pie frente a ella y le extendió jovialmente la mano.

_ Ahora ya lo sabes. Yo debo marcharme también .Comprendes¿ no?

La niebla matinal se había esfumado por completo en el derruido jardín, cuando la anciana viuda cerró tras de sí el grueso portón. El recuerdo del hombre que amó y Ella, la melancolía, se habían marchado.




 Para otorgar puntos debes Iniciar sesión
Usuario:
Contraseña:
 
 Recordarme
 Olvidaste tu contraseña?
 Registrate >>
    Votos: 0
| Puntos: 0




Enviar comentario

mensaje
Para poder enviar tu comentario primero debes estar registrado e Iniciar sesión
Usuario:
Contraseña:
 
 Recordarme
 Olvidaste tu contraseña?
 Registrate >>
Mensaje:     
Por favor ingrese los números de la imágen inferior (*):

Visual CAPTCHA

 
 


Volver Volver | Subir Subir | Imprimir escrito [Imprimir] | Enviar por e-mail [Enviar por email]

Autor
avatar
  • Madame  bandera
  • Offline Mujer 
  • 8
    Publicaciones
  • 15
    Puntos
  • 6
    Comentarios



Condiciones de Uso y Publicación
 

ENCUÉNTRANOS     CONTÁCTANOS 

El uso de este sitio web implica la aceptacion de las Condiciones de uso y publicacion de Tuloescribes.com
www.soyaustral.com

Copyright © 2018 – Todos los derechos reservados - Sitio auditado por Google Analytics

diseño de sitios web autoadministrables y responsivos: useweb